Cómo hacer que los mensajes lleguen a la Bandeja de entrada: Tips para e-mail marketers

Cada servicio de webmail o programa para recibir correos desde casillas de e-mail, posee su propio filtro anti-spam: más o menos rígido, más o menos caprichoso. En el caso de que nos dediquemos al e-mail marketing, ¿qué medidas tomamos para que nuestras campañas no sean dirigidas a la carpeta de Spam por error?

Para que nuestros mensajes no sean falsos positivos (así se les llama a e-mails que son depositados en la bandeja de Spam, sin serlo), primeramente debemos estar atentos con nuestras prácticas, pero también es esencial alertar a nuestros lectores para que tomen medidas sencillas pero efectivas para que les lleguen nuestros mensajes a la Bandeja de Entrada.

Estar entre los Contactos de nuestro suscriptor, ser parte de las direcciones en su whitelist (o lista de remitentes seguros) y estar en un filtro para que los correos sean automáticamente enviados al Buzón, son medidas a tomar por parte de los suscriptores que aseguran la recepción del mensaje. Para una información más detallada sobre estos temas, visite nuestro tutorial: “Agregar una dirección de e-mail como remitente seguro“.

En cualquier caso, lo primero a revisar son nuestras propias prácticas al realizar nuestros envíos.

¿Cómo no ser un spammer?

  1. Construyendo con paciencia nuestra base de suscriptores a partir del permiso

    Sólo incluir en nuestra lista a personas que hayan solicitado expresamente la suscripción. Si es a través de un formulario de suscripción on-line, mucho mejor.

  2. Manteniendo una buena reputación

    Cada vez que alguien marca como “Correo elecrónico no deseado” un newsletter, está perjudicando la reputación de su lista. Los servicios de email tienen muy en cuenta esto a la hora de determinar si un mensaje va a la bandeja de entrada o a la carpeta de spam. Ofreciendo contenidos relevantes y no abusando de la frecuencia de los envíos puede mantener una buena reputación para su lista.

¿Cómo no parecer un spammer?

  1. Redactando siempre la versión “sólo texto” de nuestro newsletter

    Ya que un spammer probablemente no se tomaría este trabajo, bueno… nosotros sí.

  2. Equilibrando correctamente texto e imágenes

    Esto es, no hacer de nuestro mensaje una única imagen o un conjunto de imágenes. Los filtros anti-spam puntúan negativamente un mensaje que no equilibre texto con imágenes.

  3. No incluyendo la ruta completa dentro de los enlaces

    Codifique los vínculos dentro del mensaje de manera de que no quede ningún enlace como “http://misitioweb.com/unapaginaweb.html”, sino de esta manera: “Una página web”.

  4. No incluyendo palabras de uso frecuente por parte de los spammers

    Palabras o conjunciones como “FREE”, “Gratis!”, “Haga dinero ya” son automáticamente relacionadas con el spam, por lo cual evite incluirlas en el Asunto o en el cuerpo de sus mensajes.

  5. No utilizando de manera excesiva las mayúsculas o los signos de admiración

    Ya que estas también son prácticas comunes de los spammers.

  6. Utilizando una aplicación para el envío de e-mails, como SimultaNews, que mantenga una excelente reputación

    El “historial” de la IP que envía los mensajes es severamente evaluado por los proveedores de e-mail, por lo cual este ítem también es esencial para la recepción del mensaje en la Bandeja de entrada. No se recomienda para nada hacer grandes envíos a través de servicios de webmail o de cuentas IMAP/POP3 comunes.

  7. Manteniendo una base de datos con información actualizada sobre los datos y la actividad de los suscriptores

    Es muy importante depurar periódicamente la lista de direcciones de correo que ya no existan, ya que los “rebotes duros” (envíos que no llegaron a destino por ese motivo) bajan la reputación del remitente. También el conocer las preferencias de nuestros suscriptores (a través de datos que se pueden ver fácilmente en los Reportes de SimultaNews, como las aperturas de mensajes y los clics) hace que podamos segmentar mejor nuestra lista y programar envíos más relevantes.

Los mecanismos anti-spam se van adaptando constantemente a las técnicas de los spammers (y viceversa), por lo que trataremos de mantener este artículo actualizado.

Actuar de buena fe, informados sobre las tendencias y los aspectos técnicos del e-mail marketing, y con la suficiente planificación en la comunicación de nuestros mensajes es y seguirá siendo la mejor vía para conseguir la fidelidad que estamos buscando en nuestros suscriptores.